Viacrucis tenebrista en El Plantinar

Viacrucis de la Hermandad del Sol

El Plantinar dejó a un lado el bullicio de sus bares en la noche de ayer sábado para acompañar al Cristo Varón de Dolores en su viacrucis por las calles del barrio del sur de Nervión, aperitivo cofrade de cara a su salida procesional el próximo Sábado Santo.

publicidad

A las nueve de la noche se abrieron las puertas de la Capilla de la Hermandad del Sol adosada a la Parroquia de San Diego de Alcalá. La mitad del cortejo estaba formado por niños, que guiaron la comitiva por las calles del barrio en respetuoso silencio durante una hora y media. El Cristo Varón de Dolores salió en andas portado por hermanos y recorrió la calle Tibidabo para luego girar por Ulía y regresar por la calle Igueldo hasta la Plaza del Aljarafe, que bordeó antes de volver a entrar en su capilla alrededor de las 22.30.

Durante el camino, decenas de hermanos de este popular barrio de Nervión acompañaron al titular de la cofradía rezando las estaciones del viacrucis en distintos puntos del barrio. La oscuridad de sus calles convirtió el acto en algo espiritual y con cierto ambiente tenebroso, lo que ayudaba al recogimiento.

El Cristo Varón de Dolores representa una escena que no se repite en ningún misterio de la ciudad. La talla, en pie, se abraza a la cruz mientras pisa una calavera como alegoría del triunfo de Cristo sobre la muerte. Entre sus pies se enreda la serpiente demoníaca del pecado original con una manzana en la boca.

Durante todo el cortejo, el viacrucis estuvo acompañado por música de capilla y por la gente del barrio, que acompañó a la hermandad de vuelta a la Plaza del Aljarafe.

Puedes ver la fotogalería completa del viacrucis en nuestra página de Facebook.

Miguel Pérez Martín

publicidad

Compartir:

Otras noticias

Comer en Nervión