«Quien diga que no hay doble fila, es que no conoce Nervión»

doble sentido02

Tercera entrega de lo hablado en el Debate sobre el Estado de Nervión, esta vez centrado en las medidas tomadas en asuntos de Movilidad. Como punto fuerte, se habló mucho de la vuelta al doble sentido en Luis Montoto.

publicidad

La delegada, Pía Halcón, comenzó el debate hablando de cuatro grandes medidas tomadas durante estos dos años. Y las cuatro se referían a asuntos relacionados con la movilidad: la vuelta al doble sentido en Luis Montoto, la reordenación de  los aparcamientos en Las Palmeritas, el doble sentido en la calle Pirineos y la instalación de un semáforo sonoro en el cruce de Luis Montoto con Maese Farfán.

La vuelta al doble sentido, meses después, sigue levantando controversias. A pesar de que la delegada insistió en que el doble sentido en Luis Montoto era una medida reclamada por vecinos y comerciantes y después de que el Barómetro de Antares dijera que el 70% de los sevillanos apoya la medida, la portavoz socialista Anabel Díaz no opinaba lo mismo. «Aunque cueste decirlo, hay dos Nervión, partidos por El Corte Inglés. Zoido es el alcalde de toda la ciudad, Luis Montoto no molestaba a nadie. Al poner los dos sentidos se ha sacrificado a los sevillanos por beneficiar a unos cuantos», decía Díaz. Lo que sí resaltaban las asociaciones de vecinos es que, con la vuelta al doble sentido, se había incrementado la presencia de la doble fila. «Ahora parece que se está pasando más la mano y está volviendo la doble fila. Es curioso porque eso en Eduardo Dato no pasa, al tener los aparcamientos en batería», decía Joaquín Vidal, de la Asociación de Vecinos de La Calzada. Díaz añadía sobre el tema: «quien diga que en Nervión no hay doble fila, es que no conoce Nervión».

Este incremento de la doble línea de estacionamiento se situó como crónico en una avenida al otro lado del distrito, en Marqués de Pickman, donde la doble fila se ha convertido en algo normal. En Eduardo Dato el problema que sí que permanece es el de los gorrillas. La delegada anunciaba que en estos dos años se han puesto multas a 1.557 gorrillas, pero Díaz le contestaba que «solo se han cobrado 172 multas de las 5.700 que se han puesto en toda Sevilla, porque son insolventes».

Otro punto fuerte del día fue la reclamación de Eduardo García, de la Asociación de Vecinos La Esperanza de Ciudad Jardín. «Queremos abrir las dos calles que quedan en Ciudad Jardín cerradas por el carril bici. Con María de Molina y Almotamid cerradas y Alfonso XI con solo dos carriles abiertos se deja un barrio completamente muerto, y todo por hacer un carril bici. A Lipasam le cuesta la misma vida recoger los residuos», decía García. A esto contestó directamente la delegada al final del debate informando de que Movilidad había pasado ya un proyecto para reabrir al tráfico Almotamid y María de Molina desde la Gran Plaza. Esa Gran Plaza que la portavoz socialista denunció que no se había convertido en «el gran centro vertebrador del comercio del barrio», algo que desde la alcaldía se había prometido.

Como último apunte, los vecinos de La Florida y San Roque también manifestaron que en sus barrios hay problemas de tráfico. Enrique Jiménez, de la Asociación de Vecinos La Florida, habló de que había cuellos de botella en las zonas de acceso a los barrios por Amador de los Ríos y Menéndez Pelayo.

*Mañana cerramos el debate con el estado de las calles de Nervión.

Miguel Pérez Martín

publicidad

Compartir:

Otras noticias

Comer en Nervión