Pedro Rodríguez y Salvi, técnicos del Ciudad Jardín: “Un jugador de Preferente tiene que pensar en jugar, el dinero es secundario”

Entrenadores01
Salvador de la Cerda y Pedro Rodríguez, entrenadores del Ciudad Jardín CF

Llegado al Ciudad Jardín para los cuatro últimos partidos de la pasada temporada, Pedro Rodríguez encara su primer proyecto propio en el conjunto blanquiazul, en el que estará acompañado por otro novato –que no poco experimentado- en los banquillos de sénior, Salvador de la Cerda ‘Salvi’, con el que conforma un tándem perfecto para liderar desde la banda al club en la Preferente sevillana.

publicidad

Entrenador y formador en la Escuela de Rafa Paz durante más de un lustro, Pedro Rodríguez es ya un curtido en los banquillos de categorías inferiores y en el Ciudad Jardín tiene la oportunidad de reflejar sus conocimientos en un equipo sénior. Por su parte, después de entrenar al cadete de Andaluza del Cerro del Águila, Salvi estuvo un tiempo al margen de los banquillos por razones de estudios para el año pasado entrenar en la Preferente Juvenil al Sevilla FC, equipo con el que aún sigue colaborando en sus categorías inferiores. Ahora llega su salto a las categorías sénior tras aceptar la llamada de Pedro Rodríguez, quien tuviera un debut en esta categoría algo convulso.

– ¿Cómo fue la llegada del año pasado, aterrizando en un equipo tan tocado?
Pedro: Más complicado de lo que me esperaba porque cuando llegué no había ni siquiera gente para formar una lista de 16 jugadores. No tenía ni que hacer lista, los que estábamos éramos los que íbamos a cada partido. Con lo que había teníamos que hacer un once lo más competitivo posible e ir sacando puntos y puntos. Cuando llegué el objetivo no era salvarnos porque el equipo estaba prácticamente defenestrado, teníamos que ganarlo todo y depender de terceros. Lo que nos propusimos fue acabar dignamente la liga y con el grupo unido, pero los resultados se fueron dando y a última hora nos encajamos con la sorpresa de la permanencia.

– ¿Era una papeleta o una oportunidad coger al equipo en esas circunstancias?
Pedro: Yo lo afronté como una buena oportunidad de aprender. Fue un máster de un mes, porque todo eran complicaciones. Tenía una plantilla descompensada con muchos jugadores de arriba y pocos de abajo, lo que te obligaba a estar continuamente inventando. Pero era para lo que me estaba preparando y ya tenía ganas de dar el salto a sénior. Hay que agradecerle al club la oportunidad que nos está dando porque casi siempre son los mismos entrenadores los que se mueven de un banquillo a otro y que el club me permitiera estar con ellos el año pasado y nos permita este año a gente inexperta en sénior –que no en los banquillos- como a Salvi y a mi entrenar al Ciudad Jardín es de agradecer.

– Me habla del año pasado como su primera experiencia, ¿era el estreno soñado?
Pedro: Depende de cómo se mire. No eran las mejores circunstancias, pero al final salió todo a pedir de boca con la permanencia. Cuando acabamos, me sentí satisfecho por el trabajo. Por supuesto, no fui yo el que le dio a la vuelta a la tortilla, sino que fue un cúmulo de circunstancias las que propiciaron la permanencia y el mérito de los chavales que, pese a los inconvenientes, creyeron siempre en esa posibilidad que en algunos momentos era mínima. A uno le gusta empezar desde primera hora, haciendo tu equipo, intentando que asimilen tus ideas, pero el año pasado era todo a contrarreloj. Aprovechamos muy bien conceptos a balón parado que tenían trabajados y nosotros íbamos a lo concreto. Tenemos una baja significativa por línea que es lo que nos está pesando, pero confiamos en hacer una plantilla competitiva.

– Ahora, año (temporada) nuevo, vida nueva… Un proyecto propio desde principio de curso.
Salvi: Es una de las motivaciones de coger a un equipo sénior: poder ver fútbol, coger y descartar futbolistas, vivir lo que es la preparación desde el minuto uno… Nosotros hemos tenido a prueba unos 40 futbolistas y tenemos pensado conformar una plantilla de 21 jugadores. Es diferente a las categorías de base, como nos hemos dedicado con anterioridad, donde lo que tienes es lo que hay, donde los jugadores que se apuntan a la escuela son con los que vas a jugar, con todos. Aquí no, dentro de las dificultades que tiene la Preferente y de que los jugadores no tienen remuneración ninguna, el poder seleccionar a esa serie de jugadores para toda la temporada es un estímulo. Motivación de poder entrar en el mundo amateur, donde los entrenadores son muy longevos, que llevan 20 años entrenando… la oportunidad que se presenta hay que aprovecharla.

Entrenadores03
Los técnicos, atentos durante el partidillo de un entrenamiento

– Por lo que me dicen, es difícil coger el testigo en los banquillos de estas categorías.
Salvi: Muy difícil. Todos los entrenadores del fútbol amateur de Sevilla se conocen y que entre savia nueva es complicado. Ahora se están dando más casos, como el del AD Nervión, que también ha apostado por un técnico joven, pero verdaderamente cuesta mucho trabajo, por eso estas oportunidades hay que cogerlas por muchas complicaciones que se presenten.

– Unas dificultades que bien conoce el Ciudad Jardín por tener que conformar un equipo totalmente a coste cero.
Salvi: Nosotros a la hora de planificar la pretemporada y la plantilla estamos observando cómo los jugadores poco a poco van llegando porque van siendo descartados de esos equipos que te dan, o te prometen, algo de dinero. Los jugadores van a las plazas que tienen objetivos más altos que nuestro equipo, pero poco a poco van cayendo porque en la Preferente da igual que te paguen o no, es una categoría muy competitiva. Bajo nuestro punto de vista, un futbolista de estas categorías tiene que pensar en jugar, el dinero es totalmente secundario.

– Al venir algunos jugadores rebotados de otros equipos, ¿se puede conformar un Ciudad Jardín de retales?
Pedro: Que un jugador haya probado en un equipo en el que le pagarían y en el que no le hayan cogido, no significa que automáticamente tenga sitio en otro que no cobre. Aquí todos se tienen que ganarse su puesto en la plantilla y si no da la talla, por mucho que haya probado en otros equipos con objetivos más ambiciosos, no se queda. En el Ciudad Jardín hay 9-10 jugadores que siguen del año pasado y sobre los que queremos conformar la base a nivel futbolístico y humano, pero los que están llegando están haciendo muy buen trabajo y tanto unos como otros se tendrán que esforzar para tener su sitio. Aquí lo que podemos ofrecer es buen ambiente, que vamos a echar juntos un buen rato y que vamos a sufrir por mantener la categoría. Tenemos como hándicap el campo, que no lo tenemos como propio, y un público que se pueda acercar, pero este club se caracteriza por tener esas adversidades y el mérito de mantenerse en la categoría con todos estos problemas es tremendo.

– ¿Cómo influye exactamente ser tan itinerante en cuanto al terreno de juego se refiere?
Pedro: Todos los agentes externos que no son deportivos te pueden afectar en un sentido u otro. Aquí –el campo de La Ranilla- estamos más alejados, a la gente le puede costar más venir a entrenar y todo eso hay que tenerlo en cuenta. Pero bueno, estos impedimentos también nos hace más fuertes. Cuando vamos superando obstáculos, como en todo en esta vida, te vas haciendo más fuerte y es más difícil que te dobleguen las adversidades.

– Tras tres semanas de entrenamiento y varios partidos, ¿cómo va la conformación de la plantilla?
Salvi: Estamos contentos. Hemos realizado cinco o seis descartes y de momento tenemos todavía un buen número de jugadores a prueba. Los jugadores están asimilando los conceptos básicos que nosotros les decimos y van adquiriendo nuestras directrices. Hemos jugado con rivales de mayor entidad y, aunque no hemos sacado resultados positivos, tenemos que decir que tampoco nos preocupa ese aspecto, ya que en cada partido se juegan con onces totalmente diferentes, se hacen muchos cambios, un jugador que ha salido vuelve a entrar… Cada vez se está compitiendo más y eso es lo que hay que buscar, así como dar hasta el último minuto el máximo de nuestras posibilidades.

– Anteriormente hablábamos de una plantilla a coste cero, ¿conlleva eso contar más con jugadores del juvenil?
Salvi: Tenemos a tres o cuatro entrenando con nosotros y son conscientes de la dificultad que compete jugar en la Preferente sénior. Saben de las aptitudes y cualidades que hay que tener.

– A tres fines de semana vista del inicio de la temporada, ¿para cuándo estará la plantilla casi conformada en su totalidad?
Salvi: Nuestro pensamiento es empezar la próxima semana con los jugadores que nos quedaremos. No de forma definitiva, porque siempre puede haber algún que otro cambio, pero sí de manera general para poder trabajar ya con el grueso de ellos.

Entrenadores02
Un tándem muy compenetrado

– Aunque Pedro ejerce de primer entrenador y Salvi de segundo, me habéis hecho hincapié en que conformáis un tándem y trabajáis por igual, ¿cómo influye esto en el grupo?
Pedro: La ventaja que le encontramos a esta unión entre nosotros dos es que, con una planificación previa, podemos trabajar con dos grupos más reducidos y, de esta manera, hacer llegar más fácilmente lo que queremos de nuestros jugadores. Vamos a estar en constante comunicación entre nosotros y, por supuesto, cuatro ojos ven más que dos. Si hay entendimiento entre nosotros dos, el equipo lo va a agradecer en todas las facetas. Él tiene experiencia en un club como el Sevilla FC que, aunque sea en categorías inferiores, te exige ganar y la verdad es que su experiencia en esas condiciones nos va a ayudar bastante.

– ¿Servirá la experiencia del año pasado para pulir errores y que el barco no se vaya a la deriva a las primeras de cambio?
Pedro: Por supuesto, pero el año pasado seguro que también lo pensaría y mira lo que ocurrió. Con los que se han quedado del año pasado ya está hablado y con los nuevos les estamos pidiendo que se comprometan a quedarse todo el año. En esta categoría es complicado, porque algunos tienen que marcharse por trabajo e incluso a otros les empieza a costar a venir a entrenar cuando llega el frío. Esto hay que cuidarlo y hay que comprometerse para no quedarnos, como el año pasado, justos de jugadores. Y a nivel competitivo sacar el mayor número de puntos para que luego no tengas que echarlos en falta, como ocurrió la pasada temporada, jugándonos todo en el último partido.

– Conocido ya el calendario, ¿cómo ven, al menos, el primer tramo de competición?
Salvi: Aunque suene a tópico, nosotros somos de partido a partido. Y es así porque hay que ser realistas. Nosotros aspiramos a la permanencia y siempre vamos a ser el rival más débil. Además, a diferencia del resto de los equipos, el Ciudad Jardín siempre juega fuera de casa porque, aunque tengamos cogidas las medidas y las distancias del campo, no termina de ser nuestro terreno de juego propio. Hay que llegar al 1 de septiembre, luego pensar en el 8, en el 15… No podemos decir que jugamos contra un rival puntero, porque todo rival que se enfrente a nosotros va a tener más herramientas para poder afrontar ese partido. También les saldrá a ellos partidos malos o nos saldrán a nosotros buenos, que estoy seguro de que también, porque para eso estamos trabajando y le vamos a poner muchas dificultades. Nuestro reto es competir todos los partidos.

– Está claro que el objetivo es la permanencia. ¿Uno más ambicioso sería conseguir esa permanencia con varias jornadas de antelación al final de liga?
Pedro: Eso sería lo ideal, la intención nuestra, pero somos conscientes de que es complicado. Será una de las Preferentes más duras de los últimos años en la que nos encontraremos equipos acostumbrados a jugar en categorías superiores. Ojala no sufriéramos y que cinco o seis jornadas antes del final estuviéramos salvados y con opciones de quedar entre los 10 primeros, pero eso sabemos que habrá que trabajárselo mucho.

Alfonso González

publicidad

Compartir:

Otras noticias

Comer en Nervión