Este es tu barrio

Los hermanos De Los Ríos, dos ilustres con calle en Nervión

Demetrio y José Amador de los Ríos

Demetrio de los Ríos tiene el lujo de dar nombre a la parte más hermosa del eje de Eduardo Dato, la que ocupa el Puente de San Bernardo. El nombre de su hermano José Amador rotula la calle principal del barrio de San Roque. Dos hermanos del siglo XIX que tienen mucho que ver con el patrimonio que tenemos en la ciudad y que gracias a ellos podemos conocer cómo era la parte de Itálica que no ha llegado a nuestros días.

Demetrio, el arquitecto que frenó el expolio de Itálica y evitó el derribo de la Torre del Oro

Dibujo del anfiteatro de Itálica y recreación del mismo

Demetrio de los Ríos era arquitecto, con una gran reputación. Trabajó mano a mano con su hermano en uno de los yacimientos más importantes de España: la ciudad romana de Itálica. Allí fue el director de la excavación y puso el rigor científico en el estudio de los restos y en su cuidado.

Hay que entender el valor de esa labor en un tiempo en el que era natural aquello de «si lo encuentro, me lo quedo». Gracias a los espléndidos dibujos que en parte se conservan en centros de estudio en Madrid, podemos conocer cómo eran mosaicos y partes de Itálica que han desaparecido.

Durante la Gloriosa, la revolución que en Sevilla amenazó con tirar abajo buena parte del patrimonio histórico de la ciudad, su labor fue fundamental. Desde su trabajo en el gobierno municipal, consiguió que no se llevaran a cabo los derribos de las iglesias de Santa Catalina y San Marcos, que no se destruyera el arquillo plateresco del Ayuntamiento ni la Torre del Oro. Aunque sí autorizó el derribo de la logia de las casas consistoriales, la hermosa galería que daba a la Plaza de San Francisco. Ideas que hoy nos parecen impensables. Eso sí, por sus ocupaciones en estos temas, no pudo terminar su gran encargo: la portada norte de la Catedral (la que da al patio de los naranjos), de la que apenas le dio tiempo a hacer el arco. También proyectó la Puerta del Príncipe. Los últimos días de su vida los dedicó a otra catedral, la de León, cuya labor de terminarla supuso una verdadera obsesión, y trabajando en ella, murió.

Propuesta de Monumento de San Fernando por De los Ríos

Como curiosidad, proyectó el Monumento a San Fernando de la Plaza Nueva, aunque su propuesta no fue elegida. Era un monumental conjunto rematado por el rey a caballo e incluía una fuente en el pedestal. Pero finalmente se eligió la propuesta de Juan Talavera, que es el que conocemos hoy. El monumento que sí que diseñó y conservamos es el de Murillo, en la Plaza del Museo. Y fundó y dirigió el Museo Arqueológico de Sevilla, que se situó en sus inicios en el Museo de Bellas Artes.

José Amador, el amigo de los literatos y maestro de presidentes

Aunque nació en Baena, vivió largo tiempo en Sevilla y aquí vio el fin de sus días -reposa en el Panteón de Hombres Ilustres de la Universidad de Sevilla-. Sus especialidades eran la Historia y la Arqueología.

Museo Arqueológico Nacional en Madrid

Buceó durante años en la Biblioteca Colombina para escribir la primera Historia de Itálica que conocemos, un conjunto arqueológico que conocía de sobra porque en él trabajaba con su hermano. Además, nos dejó otra obra fundamental, ‘Sevilla pintoresca’, en la que recogía al detalle los principales monumentos de la ciudad. En 1859 en una de sus obras definió el ‘arte mudéjar’ y fue el primero que usó en la Historia ese término para referirse a él, que no es poco.

Pero su principal carrera relacionada con la Literatura la hizo como profesor en la entonces Universidad Central de Madrid. Allí fue profesor de Cánovas del Castillo, Emilio Castelar o José Canalejas, figuras fundamentales de la política española. También de Leopoldo Alas ‘Clarín’, autor de ‘La Regenta’. Y mantuvo una sincera amistad con grandes escritores como Juan Valera (autor de ‘Pepita Jiménez’), Alejandro Dumas (‘La Dama de las Camelias’) y Prosper Merimée (autor de la ‘Carmen’ que posteriormente Bizet convertiría en ópera).

Pero quizá su mayor legado sea el que lo relacionó con la arqueología, ya que fue el impulsor de la creación del Museo Arqueológico Nacional, institución de la que fue el primer director. Así, si su hermano fundo el arqueológico local, él impulsó el nacional. Una contribución fundamental a la protección de los restos arqueológicos.

Miguel Pérez Martín

Leave a Comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
X