Los colectivos en contra del ruido denuncian que la nueva ordenanza infringe la legislación vigente

Los colectivos en contra del ruido denuncian que la nueva ordenanza infringe la legislación vigenteEl ruido sigue siendo un problema que hace la vida imposible a muchos sevillanos, por ello se han reunido ante la Sede de la Dirección General de Medio Ambiente las diferentes plataformas que intentan disminuir la cantidad de ruido cerca de sus hogares para denunciar que según ellos la nueva ordenanza infringe de manera directa la legislación vigente.

publicidad

La Plataforma por el Derecho al descanso, Juristas contra el Ruido, CAIS y Ecologistas en Acción se han personado esta mañana en la Sede  de la Dirección General de Medio Ambiente, para entregar varios  informes pidiendo a Joaquín Peña, Director General de Medio Ambiente, que retire la ordenanza de ruido. «Consideramos que lo que ha hecho el Ayuntamiento es una licencia de impunidad, porque blinda a todo el que emite más ruido de la cuenta, a todo el que incumple y deja desamparado al que sufre la problemática», señala Lola Dávila, Presidenta de la Plataforma por el Derecho al Descanso.

Lola cuenta que esta ordenanza permite que bares estén ya dispuestos a incumplir la ordenanza porque se han dado casos en los que los dueños se han manifestado quejosos de lo costosas que son las sanciones. «Si ellos se quejan de que las sanciones son altas, es que directamente van a incumplir la normativa».

Esta mañana de miércoles han presentado varios escritos: unos piden la retirada inmediata de la Ordenanza de Ruidos para que no se apruebe en el pleno porque según estas entidades «infringe directamente la legislación vigente, que se demuestra con dos dictámenes judiciales». Por otro lado, han presentado otro escrito donde se denuncia que es irregular la forma en la que se ha redactado la ordenanza, porque «primero ha sido redactada una primera ordenanza por unos técnicos con 20 años de experiencia y se ha rechazado a pesar de haber sido aceptada por la Federación Andaluza de Municipios y Provincias y sin justificación de ningún tipo, se ha encargado la construcción de una nueva ordenanza a una ingeniería», «recordamos que las ingenierías no trabajan para los afectados», recalca Emilia de la Serna, de Juristas contra el ruido.

Por ello, este colectivo afectado asegura que la ordenanza que ha redactado la ingeniería, infringe de manera directa la legislación vigente. Esta nueva normativa está aprobada en junta de gobierno,  pidieron al Secretario General del Ayuntamiento como garante de lo que se aprueba que la retirara y la retiró, «pero Joaquín Peña, Director General de Medio Ambiente está empeñado a ultranza en aprobarla», se lamenta Emilia.

Los colectivos en contra del ruido denuncian que la nueva ordenanza infringe la legislación vigente

A rasgos generales estos colectivos señalan que la legislación vigente obliga a poner el principio de cautela y prevención para que no se origine el foco del ruido pero esta ordenanza deja que se origine y a posteriori actúa tras las denuncias. Por otro lado también es vulnerada la legislación permitiendo la existencia de bares de copas en edificios de viviendas que hasta ahora estaban prohibidos, se permiten actuaciones en directo en peñas y todo tipo de asociaciones que también lo estaban, se prohíbe además medir el ruido de veladores (La ley del ruido obliga a medir los decibelios que emiten los veladores de un negocio antes de conceder la licencia y esta ordenanza no cumple este proceso, da la licencia sin medir con anterioridad).

Llevan ya cuatro meses sin responder a los escritos que han presentado incluso habiendo mediado el defensor del pueblo, por ello, hoy han presentado escritos más detallados, exigiendo responsabilidades porque » resulta curioso que el ayuntamiento y la dirección general de Medio Ambiente están muy activos para aprobar ordenanzas que están protegiendo a quien contamina y sin embargo sean inactivos a la hora de inspeccionar y actuar».

Por otro lado han destacado que las acciones de inspección en los bares, locales y discotecas es «absurda» ya que «son realizadas por la mañana cuando no hay problemas de ruido en estos lugares», detalla Jesús Lara de Ecologistas en Acción. «Medio Ambiente tiene dinero para pagar 21.000 euros a una ingeniería pero no tiene dinero para pagar las horas de los inspectores, que trabajan de lunes a viernes de 9:00 horas a 15:00 horas. Sevillanos, que sepáis que no nos están ayudando, se está omitiendo el deber de socorro de manera intencionada«, dice Emilia de la Serna.

Alertan además que cuando se denuncia a la policía, «estas denuncias se aparcan en Medio Ambiente y pasan meses hasta que las revisan». «Por ejemplo en la calle San Fernando hay un bar con veladores, pantallas gigantes y todo tipo de música que se ha tardado un año en actuar tras las denuncias desesperadas de los vecinos, y algo similar pasa en la calle Betis», cuenta Emilia de la Serna.

Laura Liñán

publicidad

Compartir:

Otras noticias

Comer en Nervión