Lionel Carvallo: medio siglo en un limbo legal

Barriada Lionel Carvallo / EFELa barriada de Lionel Carvallo, en Nervión, no existe para el ayuntamiento. Desde que se construyó hace medio siglo, este grupo de viviendas entre la Gran Plaza y el estadio del Sevilla FC vive en un limbo legal. 50 años después, la obra aún no ha sido recepcionada por el consistorio.

publicidad

No tienen derecho a que los servicios municipales presten sus servicios de limpieza en la zona, a pesar de que en ella viven 2.800 vecinos, hay 70 locales comerciales y cuenta con 300 viviendas. Los afectados son ya la tercera generación de vecinos que reside en los inmuebles, desde que se levantaran en 1963 . Ángel León, uno de los vecinos y el que encabeza la protesta, ha denunciado que, al no haber sido recepcionada por el ayuntamiento, el suelo de la barriada es “propiedad privada, pero no de los vecinos, sino de terceros” y llegó al extremo de que en el catastro no constaba la propiedad de ese suelo.

Incluso “una parte de la barriada está fuera de ordenación y no tiene visos de que exista voluntad política de su regulación, de hecho no existe para el actual Plan General de Ordenación Urbanística”, en uno de cuyos documentos figura bajo la designación de “expropiación”, según León.

Esa falta de regulación por parte del ayuntamiento hace que este preste los servicios municipales básicos, como limpieza, alumbrado, suministro de agua y custodia de la Policía Local de forma graciable de modo que, cuando los vecinos presentan quejas o, ante cualquier incidencia, exigen una correcta prestación, se les recuerda que carecen de derecho a ella, según ha denunciado Ángel León.

Eso ha propiciado que la empresa heredera de la que hace 50 años erigió la barriada tratara hace unos diez años de construir un aparcamiento subterráneo bajo los bloques de pisos, proyecto que fue parado por los vecinos a base de protestas. Según el Ayuntamiento de Sevilla, la empresa que levantó los edificios sigue contrayendo una deuda con el consistorio por las obras, por lo que hasta que no esté saldada la deuda, no puede recepcionarse en las oficinas municipales el proyecto.

R.N. / EFE

publicidad

Compartir:

Otras noticias

Comer en Nervión