Actualidad

La policía actúa contra el botellón y la venta de alcohol a menores

Este fin de semana la policía ha actuado contra el botellón en la Buhaira y ha precintado un local por vender alcohol a menores.

Fue la noche del viernes cuando los efectivos policiales estuvieron vigilando que el botellón no estuviera presente en la zona de la Buhaira y las manzanas de Viapol. En concreto en la calle José Recuerda Rubio, en la que por la cercanía a algunas discotecas y pubs el botellón suele ser algo habitual -hemos publicado en repetidas ocasiones fotodenuncias de vecinos en las que se ve el estado de suciedad que deja en los aledaños del Instituto Murillo cada fin de semana-. También actuaron en la calle Arquitecto Delgado Roig, en la que hay una plaza interior entre Camilo José Cela y los cimientos de la Basílica de Aníbal González en la que los jóvenes también beben en la calle.

Ese mismo viernes también se clausuró un local en la zona del Prado -no ha trascendido cuál exactamente- por vender alcohol para su consumo en la vía pública. Se controlaron otras zonas de la ciudad, como el entorno del Pabellón de Chile o Alfredo Kraus, donde la semana pasada hubo serios problemas con intoxicaciones etílicas y aglomeraciones multitudinarias de jóvenes.

En total, los agentes interpusieron durante la madrugada del sábado en toda Sevilla 138 denuncias, siendo 81 de ellas por consumo de alcohol en la vía pública; 50 por incumplimientos de distintas ordenanzas y siete por infracciones de tráfico. Además, la Policía Local realizó 86 pruebas de alcoholemia, siendo dos de ellas positivas.

Precinto de un local en el entorno del Sánchez-Pizjuán

En la tarde del domingo la Policía Local también precintó un establecimiento en las inmediaciones del estadio de Nervión por expender bebidas alcohólicas a menores de edad en las horas previas al partido del Sevilla FC.

En un operativo organizado tras denuncias de vecinos por venta de alcohol a menores, agentes de la Unidad Línea Verde pudieron comprobar como durante una hora accedieron al interior del establecimiento entre 50 y 60 personas jóvenes comprando bebidas alcohólicas. Aleatoriamente fueron identificando a algunas de las personas que salían del mismo pudiendo comprobar como muchos de ellos eran menores de edad de entre 14 y 17 años.

Los agentes llegaron a contactar telefónicamente con los padres de los menores para poner en conocimiento lo ocurrido. Por tal motivo, los agentes procedieron a la denuncia y precinto del establecimiento, iniciándose los correspondientes expedientes sancionadores

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
X