La Jefatura, un problema

Jefatura de la Policía Local

Desde que la Jefatura de la Policía Local de Sevilla se trasladara a Nervión, allá por junio del año pasado, todo o casi todo son problemas.

publicidad

Uno de los muchos es el aparcamiento, desde que llegaron, en calles como José Valero o Fray Diego de Hojeda no se puede aparcar, ya no solo el hecho de no poder hacerlo, sino el de ‘sacar dinero’ a costa de los vecinos que llevan toda la vida aparcando ahí, con multas a todo el que aparque, y poniendo estas mismas en horarios en el que poca gente está despierta, de madrugada.

Otro problema relacionado con este anterior es que la salida de los coches oficiales está mal situada. El garaje de la sede de la Jefatura sale de Vidal de Noya, y está en dirección a José Valero, que es por donde salen los vehículos oficiales y no oficiales, ya que los vecinos protestan por la velocidad a la que circulan por una calle de apenas 5 ó 6 metros de ancho.

También comentar la desigualdad, ya que, en los primeros meses,  los vecinos no podían aparcar en sus calles y si lo hacían eran multados, mientras que para los agentes que iban al trabajo en sus vehículos y aparcaban en estas calles, no había multa. Los vecinos hicieron fuerza y al menos consiguieron que se adaptara una parte de la carretera que va desde la salida del garaje (calle Vidal de Noya) hasta la avenida del Tamarguillo , con esto se disminuyó la circulación de coches y de ruido.

Se han vivido situaciones muy desagradables, pongo el ejemplo real de una mañana en la que un vecino estaba en la acera de la calle José Valero y salieron ‘disparados’ cuatro motos de la Policía Local, pasando a apenas un metro de él. Los vecinos más de una vez se han cansado de estas situaciones y se han encarado con algunos agentes, que mostraban chulería y desprecio a los vecinos. Con esto no quiero generalizar, pero si denunciar estas situaciones tan desagradables.

Los vecinos han tenido que buscarse la vida para poder aparcar, yéndose hasta el barrio de Los Pajaritos incluso. Otra de las cosas que ha generado el malestar en la zona es la falta de información y de soluciones, ya que ni la propia Policía Local ni el Ayuntamiento han propuesto alternativas a este problema.

Los vecinos entienden que los vehículos puedan molestar al paso, pero la forma de actuar no ha sido la correcta, sin ofrecer soluciones. Ellos han propuesto ideas como que se aparque solo en una acera, sin molestar el paso a los vehículos, pero se les ha rechazado.

Otro aspecto del que quería hablar es de la ‘seguridad’, porque decir que vives a escasos 50 metros de la sede de la policía debe ser sinónimo de seguridad, pero ya en verano se produjeron pequeños hurtos a los vecinos de las calles colindantes.

Álvaro García Acosta es estudiante

publicidad

Compartir:

Otras noticias

Comer en Nervión