Ilusión truncada en San Roque

San Roque en su parroquia

La primera hermandad nervionense que debía conducirse hasta la Catedral esta Semana Santa no ha realizado estación de penitencia. San Roque, a pesar de pedir una hora de prórroga, decidió tomar la decisión mirando por la ventana. Y fuera se encontraron con un aguacero desolador.

publicidad

Tras un día en el que ninguna de las hermandades -excepto La Hiniesta- había dudado a la hora de poner sus cortejos a la calle, a San Roque le tocó la peor decisión: aquella que debe hacerse viendo caer la lluvia y con los partes en la mano que dicen que es probable que tras el aguacero no llueva más.

Desde las cuatro y media de la tarde, los curiosos ya merodeaban por la Plaza de Carmen Benítez. Media hora más tarde los nazarenos del Señor de las Penas debían poner su cruz de guía en la calle, pero diez minutos antes el cielo soleado se encapotó y un fuerte viento recorrió la plaza como un pájaro de malo agüero. Instantes después, comenzaban a abrirse los paraguas y la lluvia comenzaba a apretar, forzando al cabildo a retrasar una hora la decisión.

El panorama era complejo: La Borriquita -con su cortejo de niños- regresaba al Salvador desde Sierpes sin pasar por la Catedral, Jesús Despojado se refugiaba tras el chaparrón en La Anunciación, La Cena y La Hiniesta daban marcha atrás y regresaban a sus templos y La Paz luchaba por no ver disuelta la cofradía tras tener que cobijar el palio en el Arco del Postigo y el misterio en el Arquillo del Ayuntamiento. San Roque lo tenía difícil, y optó por la prudencia cuando las agujas del reloj pasaban las seis de la tarde.

Fuera, tras haber aguantado el aguacero, los fieles esperaban a la apertura de la iglesia, para ver los pasos montados que no habían podido salir a la calle. Una larga cola ocupaba la plaza, y poco a poco fueron entrando para disfrutar de la elegancia de esta cofradía.

Tras la decisión de San Roque, la lluvia cesó. Y no volvió excepto para dar un par de sustos más a La Paz en su regreso al Porvenir y a La Estrella, que fue la única en completar su paso por la carrera oficial. Un domingo para olvidar, con la mirada ya puesta en el paso del Cautivo de San Pablo por Luis Montoto mañana por la mañana o las salidas el martes de El Cerro y San Benito, que surcan los límites del distrito por sur y norte, respectivamente.

Miguel Pérez Martín / Alfonso González

publicidad

Compartir:

Otras noticias

Comer en Nervión