Deportes

El Waterpolo Sevilla busca in extremis un patrocinador que lo salve de la desaparición

El Waterpolo Sevilla es uno de los clubes deportivos fuera del fútbol que más relevancia ha logrado de la ciudad. Es el equipo con el mejor palmarés de Andalucía en todas las categorías, pero las cuentas no salen. Si no encuentran un patrocinador antes del 30 de junio, no podrán afrontar seguir compitiendo.

El club que tiene su casa en las instalaciones de Hytasa vive momentos de incertidumbre. Os hemos hablado otras veces de ellos por el programa que pusieron en marcha con los alumnos del Ortiz de Zúñiga. El club desciende este año a Segunda división, pero por un tema muy concreto. «El equipo ha rejuvenecido y cuando hay una regeneración es lógico que haya malos resultados, porque están creciendo como jugadores», decía en una entrevista en Canal Sur Ignacio Zabala, exjugador y actual vicepresidente del club. «La mayoría de los jugadores se han ido por cuestiones laborales o de estudios y he quedado yo como el mayor del equipo, con 22 años. Eso refleja la edad que tiene el equipo», añade también Alfonso López Sáez, el actual capitán.

El equipo, que posee una de las canteras más importantes del waterpolo andaluz, necesita para la próxima temporada una aportación de 30.000 euros que le permita seguir compitiendo. Deben asegurarlos antes del día 30 de junio, cuando se acaba el plazo para inscribir al equipo en la división nacional. Si no tienen ese dinero, que podría llegar a través de un patrocinador, no podrán afrontar los gastos que suponen, sobre todo, los desplazamientos para los partidos. «Es una paradoja, porque en este caso al descender de categoría, los viajes a veces son más largos y hacen que pernoctemos en algunos casos. Y por ello el presupuesto hace que sea hasta 8.000 euros más caro que en la división superior», cuenta Zabala.

Ese dinero necesario no va destinado a sueldos de jugadores, ya que el Waterpolo Sevilla es un club amateur en el que los jugadores no cobran. «Somos un equipo totalmente amateur, en el que ninguno de los jugadores cobramos y esto lo hacemos por amor a este deporte», explica el capitán. Un club que es ya historia del deporte de Sevilla después de 30 años de mucho trabajo y 14 temporadas entre la División de Honor y Primera División. Y mientras que otros clubes de España, por ejemplo, tienen su propia piscina e instalaciones paralelas para poder ofrecer algo más a los socios, los sevillanos tienen que pagar el alquiler de la piscina cada año que oscila entre los 8.000 y los 10.000 euros.

Otro punto a favor más para salvar a este club son los buenos resultados en las diferentes categorías, ya que sus equipos se han proclamado Campeones de Andalucía en alevín, cadete y juvenil en esta temporada. Además, en el Waterpolo Sevilla tienen alrededor de 120 deportistas con licencias, sin contar a los de las escuelas. Una verdadera labor por la promoción del deporte desde edades tempranas que ahora penden de un hilo por la posibilidad de que si salen de la competición no puedan ofrecerle a los niños un horizonte al que aspirar en la liga nacional. Un club que necesita ayuda mientras el reloj sigue arrancando minutos hasta el 30 de junio, cuando llegue el momento crucial de la inscripción en la división nacional.

R.N.

Leave a Comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
X