El pescaíto en el Real de Nervión

Pescaíto en Nervión

Si un día el pescaíto del lunes del alumbrao fue en los terrenos del Prado de San Sebastián, ¿por qué no volver a tomarlo en Nervión? Te proponemos una lista de sitios para todos los gustos sin cruzar el Puente de San Bernardo.

publicidad

Freiduría Gran Plaza

Si tu plan es llevarte el pescado a casa y comértelo tranquilo entre amigos, esta freiduría es una de las más antiguas de Sevilla. Que no te asuste su aspecto cutre, que dentro hacen probablemente las mejores pavías de Sevilla. Y el frito muy cuidado: con harina de garbanzo, como mandan los cánones andaluces. Muy recomendables las gambas rebozadas. La gente de Ciudad Jardín y Nervión conocen sus bondades, así que más vale que no lo dejes para última hora o tendrás que esperar cola.

Taberna del Azafrán (Luis Montoto, 148)

Casi en los límites del barrio por el norte, esta este restaurante en el que han adoptado las recetas tradicionales para darles un toque diferente. Un apartado de su carta está dedicado al pescaíto frito, aunque también tienen ‘croquetas sorpresa’ o una lista de arroces y pescados a la plancha o al horno. En cuanto a lo que esta noche respecta, allí exponen sus boquerones en adobo, taquitos de bacalao fritos con calamares del campo o taquitos de corvina al limón y perejil.

El Toboso (Gran Plaza,9)

Para más sibaritas, El Toboso, de la Casa Modesto, es un ejemplo de sevillanía en pleno corazón de Nervión. Tras la desaparición de su hermano el Al-Mutamid, que estaba en la esquina próxima, es el único de la cadena en la plaza. Allí podemos encontrar la frescura de los pescados de Huelva: boquerones de Punta Umbría, puntillitas, tortillitas de camarones, ortiguillas, acedías de Isla Cristina… El mar en un bocado, el sabor oceánico del Atlántico en la Gran Plaza. Eso sí, para bolsillos un poco más pudientes.

La Espumosa (Marqués del Nervión 116 y Espinosa y Cárcel 4)

No es lo más barato de Nervión, pero sí que ofrece tarifas más asequibles para aquellos que buscan pescado o marisco. En su carta cuentan con unos frescos taquitos de mero al limón, rosada empanada con alioli, boquerones, gambas de Huelva y, a veces, hasta coquinas. Y cuenta con dos establecimientos en el barrio y una cerveza muy fresquita que le ha dado fama. En cuanto a los vinos, cuenten con manzanilla bien fría en su barra.

Taberna Chani (Espinosa y Cárcel, 43)

Los que busquen el pescaíto con un toque distinto este es su sitio. Y si El Toboso arranca las bondades de la Costa de la Luz, la Taberna Chani hace lo propio con la desembocadura del Guadalquivir en Sanlúcar de Barrameda. Todo en sus fogones se cocina con manzanilla, su atún es de almadraba de Barbate, sus fritos siguen las recetas de la matriarca del clan… Eso sí, su pescado es extremadamente fresco, por lo que si quieren catarlo, no se lo piensen, porque traen pequeñas cantidades para garantizar su calidad.

Bodega La Andaluza (Benito Mas y Prat, Gran Plaza, Eduardo Dato)

Tres sedes tiene esta marca en el distrito. Lo que sabe vender tras sus azulejos verdiblancos es el buen ambiente, el bullicio de su barra como si uno estuviera en el Real. Estos sí que ofrecen el «Pescaíto de Feria» tal cual en la carta, un surtido de chocos, gambas fritas, boquerones, pijotas y otras variedades de este tipo acompañado de buenos vinos. Al ser una franquicia, las raciones suelen ser a precio razonable.

Pasaje Sevilla (Luis Montoto, 85)

Y por último, algo atípico. Aunque este local castizo está especializado en jamón, esta noche se viste de feria. Literalmente: ha convertido sus paredes en las de una caseta, vistiéndola de farolillos, banderas y mucha manzanilla, todo a ritmo de sevillanas. Y atención, porque anuncian que a partir de las 21.00 esta noche te dan el pescaíto GRATIS.

R.N.

publicidad

Compartir:

Otras noticias

Comer en Nervión