Comer según el Atlántico

Dieta atlántica

Siempre hablamos de la dieta mediterránea, pero hoy miraremos al océano en lugar de al mar. Un nuevo estilo de alimentación que en nuestro país se localiza con mayor fuerza en Galicia, pero que cada vez va teniendo mayor aceptación en el mundo de la nutrición. Esta nueva tendencia en alimentación es la Dieta Atlántica.

publicidad

La Dieta Atlántica no es solo una dieta, sino un estilo de vida. Esto se debe a que su influencia no se limita únicamente a la alimentación, sino que también recomienda actividad física. Por tanto, este estilo de vida es saludable al resaltar el binomio Actividad física-Buena alimentación.

La Dieta Atlántica no tiene grandes diferencias con la, ya tan conocida, Dieta Mediterránea, aunque hay algunas diferencias entre ellas. En 2006, en la ciudad de Baiona, en el II Congreso internacional de la dieta atlántica, se ofreció el decálogo de este estilo de alimentación, donde se recogen sus características más significativas.

Decálogo de la dieta atlántica

1- Consumo muy elevado de pescados (de mar y de río) y mariscos (moluscos y crustáceos) que constituyen la gran reserva actual natural del Atlántico.

2- Consumir alimentos vegetales en abundancia: cereales, patatas y legumbres.

3- Consumo elevado de frutas y hortalizas.

4- Utilización de aceite de oliva como principal grasa culinaria, especialmente como aderezo en crudo.

5- Consumir diariamente productos lácteos.

6- El consumo de carnes es importante y debe hacerse con moderación.

7- Se recomienda la ingesta abundante de líquidos, prioritariamente agua como bebida de excelencia. El vino se ha de tomar a través de un consumo moderado, responsable e inteligente, y con las comidas.

8- Gusto por la sencillez en la preparación de los alimentos, para mantener la calidad de las materias primas y, por tanto, el valor nutritivo.

9- Mantenimiento de los hábitos alimentarios tradicionales atlánticos. Se sabe comer y se disfruta de ello.

10- Realizar actividad física todos los días, ya que es tan importante como comer adecuadamente.

Estas diez indicaciones expuestas arriba, no solo ayudan a mantener una alimentación equilibrada, sino que favorecen a nuestra salud de diversas formas, ya que muchos de sus componentes aportan al organismo ventajas que ayudan en la prevención de enfermedades o a regular los efectos de estas.

  • En el caso del consumo de pescados y mariscos, estos son alimentos que aportan un menor riesgo cardiovascular a esta dieta. Esto se debe entre otros a la presencia de una concentración elevada, sobre todo en el pescado azul, del ácidos grasos insaturados omega 3, los cuales tienen en nuestro organismo un papel hipotensor y vasodilatador.
  • El alto consumo de alimentos vegetales, como los cereales y las legumbres, unido al también elevado consumo de frutas y hortalizas, aporta a esta dieta una cantidad elevada de fibra dietética. Dicha fibra, favorece la regulación del tránsito intestinal y ayuda a controlar en cierta medida los niveles de colesterol en el organismo.
  • En esta dieta encontramos un consumo elevado de frutas, que unido a la utilización del aceite de oliva como principal grasa dietética, aporta a dicha dieta un gran poder antioxidante. Este hecho también favorece a la reducción de riesgo cardiovascular.
  • El alto consumo de aceite de oliva, al ser una grasa monoinsaturada hace que las personas que lo consumen, tengan un perfil lípidico en el que disminuye el LDL (conocido popularmente como colesterol malo) y aumenta el HDL (conocido popularmente como colesterol bueno). Este hecho, produce por tanto una disminución de la tensión arterial.

Tras todo esto, se puede decir que la dieta atlántica es un estilo de vida cardiovascularmente saludable, donde el aporte de antioxidante es elevado y la fibra dietética regula el tránsito intestinal. Es decir, la Dieta Atlántica está asociada a una dieta saludable, funcional y bioactiva. Por último apuntar, que este estilo de vida no es ni mejor, ni peor que el estilo de vida que propone la dieta mediterránea, sino que es diferente. Es más estos dos estilos de alimentación tienen muchas características en común.

Pablo Vélez Ortiz es nutricionista. Puedes encontrarlo en @NDenCasa

publicidad

Compartir:

Otras noticias

Comer en Nervión