Beltrán Pérez (PP): «Estamos estudiando un plan de videovigilancia en las calles que disuada a los delincuentes»

Beltrán Pérez aspira a convertirse en alcalde de Sevilla a finales de mayo. Una batalla que se va a celebrar en los barrios, calle a calle. El candidato popular nos ha recibido en el Ayuntamiento de Sevilla para hablar de Nervión. De su patrimonio, de la seguridad, de la limpieza, del metro y el tranvía o de los solares vacíos del distrito.

publicidad

¿Qué propuestas tiene Beltrán Pérez para los barrios de Nervión?

Nervión es una zona que ha estado olvidada en los últimos años. Cuando hay alcaldes del PSOE se olvidan de Nervión. Tiene grandes problemas de iluminación, de limpieza, de seguridad y de gestión de arbolado. Es una zona con una fuerte concentración urbana con muchos árboles, y sufre esos problemas como también los de la botellona. Y junto con la gestión de los domingos de partido, Nervión tiene varias asignaturas pendientes. Una de ellas es la Fábrica de Artillería como gran equipamiento cultural y ciudadano que es imprescindible conservar; el templete de la Cruz del Campo, que está en una situación lamentable; la promoción del desarrollo urbanístico en los terrenos de la antigua Fábrica de Cruzcampo, que es fundamental para el crecimiento del barrio.

Pero toda la ciudad comparte con el Distrito Nervión varios problemas que son fundamentales: la falta de una red completa de metro, las dificultades para la inversión privada en la ciudad, la inejecución de la ejecución pública por parte del ayuntamiento… Vamos a proponer una inversión privada que genere negocio, que genere oportunidad económica y creación de empleo, y lo vamos a hacer desde una importante bajada de impuestos. Que a las empresas se les baje el impuesto sobre actividades económicas o el IBI para lo que no sean viviendas.

La seguridad es un problema en algunas zonas de nuestro distrito. Por ejemplo, en la zona más antigua de Nervión y Ciudad Jardín, donde atracos y robos son una constante en una zona de población más envejecida. ¿Qué soluciones propone?

En esas zonas que usted alude hay que hacer referencia al estado del pavimento y a la seguridad. Son barrios oscuros, hay que mejorar la iluminación: la luz es enemiga de la inseguridad. Y en el caso del pavimento, no podemos tener a las personas mayores con miedo a que, si se caen, ya no puedan levantarse más de una cama. Nosotros proponemos la convocatoria de 200 plazas de policía local más las 50 de la jubilación anticipada que por Real Decreto se pueden convocar a partir de este 1 de enero, porque son plazas que se consignan, se incluyen en presupuestos y luego el dinero no se gasta. Eso es ahorro y va a reducir la deuda con los bancos, pero prefiero tener 200 policías más en la calle.

Decía que el modelo de policía de barrio que hay ahora mismo no funciona, ¿qué propone para mejorar la seguridad?

Primero hay que tener los policías suficientes para poder acercar la Policía a los barrios, y que hubiera un trato constante con los vecinos. Luego, reclamar más Policía Nacional para la ciudad de Sevilla. Y estamos estudiando la posibilidad de hacer un plan de videovigilancia y de cámaras de seguridad que disuadan a los delincuentes o a los que cometen actos vandálicos. Es un debate bastante profundo el de las cámaras de seguridad que ya hemos propuesto para los parques. Basta ya de que acaben con nuestro patrimonio vegetal, nuestro patrimonio urbano y haya por las noches zonas inseguras.

¿Y la idea sería expandir esas cámaras a zonas en las que haya constantemente atracos, robos o tirones, por ejemplo?

Hemos estado en zonas en las que hay pánico, como en el barrio de Los Bermejales, donde a la caída del sol sobre todo en invierno hay mucho miedo a los robos. Estamos hablando sin complejos. ¿Debate entre seguridad y libertad? ¿Las cámaras coartan tu libertad? No lo sé, yo creo que no. Creemos que es un buen modelo.

Por la cercanía de Nervión al centro, otro de los problemas es el auge de los pisos turísticos, por ejemplo en la zona del Prado y San Bernardo. Un problema que dificulta el acceso a la vivienda, despuebla los barrios y encarece el precio del alquiler.

Sin duda alguna los alojamientos turísticos han sido una oportunidad para muchos sevillanos. Pero es evidente que hay que compaginar esa oportunidad que supone para muchos vecinos con el mantenimiento del alma de los barrios, y tenemos que evitar que se desnaturalice la ciudad. Si los vecinos de los barrios se van para ceder espacios a los pisos turísticos, se perderá el alma de la ciudad y dejarán de venir los turistas. Porque uno de los encantos de Sevilla es el alma de sus habitantes, y cómo se vive en la ciudad. Corremos el riesgo de que Sevilla deje de interesar si los que vienen aquí no pueden ver cómo vivimos.

Ha habido un gran abuso en los pisos turísticos ilegales, que no están registrados, no tributan y no se someten a una regulación concreta. Y yo creo que ha sido un fenómeno con un crecimiento muy rápido ante el que el ayuntamiento tenía que haber tenido una respuesta rápida. Y no ha habido respuesta. Creo que tiene que haber una exigencia del alcalde y de otros alcaldes para que haya una regulación autonómica que fije claramente los criterios y los parámetros, una fuerte inspección por parte de la Junta y apuesto por la declaración de zonas saturadas de apartamentos turísticos. Que se decida a partir de criterios técnicos cuántos pisos turísticos tiene que haber en cada zona y no se permita ni uno más. Es decir, respetar la oportunidad de miles de sevillanos manteniendo la vida natural de la ciudad. Si no, habrá barrios en los que no habrá lavanderías, fruterías o talleres de motos. No habrá comercio de barrio.

Ha dicho siempre que la ampliación del tranvía no era la solución, por un lado por costosa y por otro por duplicar el recorrido de la línea de metro. Nervión es un distrito con una alta afluencia de tráfico. ¿Qué soluciones propone para la fluidez del tráfico? ¿Se plantean peatonalizaciones?

La ampliación del tranvía a Santa Justa provocaría colapsos de tráfico, puesto que habría mucho menos espacio para el tráfico rodado. Las peatonalizaciones o la reducción del tráfico rodado en la superficie solo pueden hacerse acompañadas de medidas de movilidad eficientes y eficaces. Ampliar el tranvía de San Bernardo a Santa Justa no resuelve ningún problema de movilidad en la ciudad, al contrario: puede provocar más colapso de tráfico. De todas formas no es un proyecto descartado, es un proyecto aplazado al siguiente mandato y a saber qué va a pasar con la red completa de metro. A día de hoy tú puedes llegar de Santa Justa a San Bernardo a través de la línea ferroviaria. ¿Hay que gastarse 50 millones de euros en una obra de corto trazado cuando hay esa infraestructura? Puede que sí, pero eso nos lo dirá la futura apuesta por el metro de la ciudad. Si la solución tranviaria es correcta, quizá haya barrios como Sevilla Este en los que sea más urgente una conexión por tranvía. Nuestra apuesta es el metro, pero quiero que el alcalde me ponga sobre la mesa un plan de movilidad en la ciudad que justifique esa obra de 50 millones.

En relación al metro, siempre he defendido que la Junta de Andalucía es la administración competente. Lo defendía cuando gobernaba Susana Díaz y lo sigo defendiendo ahora. No voy a jugar a desplazar las responsabilidades. La responsabilidad, impulso, ejecución y buena parte de la financiación era y es de la Junta. Tengo el compromiso de la consejera de que así va a ser, que serán ellos los que impulsen la red completa de metro. Respecto a la financiación de otras administraciones, considero que el ayuntamiento, igual que en el resto de España, no debe participar en la financiación: esa losa puede acabar con las expectativas de desarrollo de la ciudad. Y como en ninguna ciudad el ayuntamiento ha tenido que correr con parte de la financiación para el metro, no comprendo como un alcalde quiere hacerle daño a su ciudad obligándola a poner decenas de millones de euros de los que no se dispone.

Y por último: Valencia, Barcelona, Madrid y Bilbao han construido al menos 65 kilómetros de metro cada una en los últimos 25 años. Y en Sevilla solo 18. Evidentemente, en Sevilla se han hecho las cosas mal. Creo que se pueden construir los 42 kilómetros que quedan en los próximos 15 años, va a ser una apuesta ineludible del gobierno que aspiro a presidir. No pienso mantener la actitud timorata, sin ambición y llamada a perpetuar el  problema del metro en los próximos 50 años que tiene actualmente el alcalde de la ciudad. Voy a ser un alcalde que se va a dejar la piel para que la red de metro sea una realidad, y me voy a enfrentar a quien me tenga que enfrentar para que eso sea así. Pienso colaborar con todas las administraciones para que la red de metro se haga, pero fundamentalmente voy a crear un liderazgo dentro de la ciudad compartido con Sevilla que la haga imparable.

¿Qué propuesta pone sobre la mesa para poner en valor edificios como la Escuela de Adultos de San Bernardo o esos múltiples solares que hay repartidos como el de la Estación de Cádiz?

Tenemos seis objetivos de ciudad para los próximos 15 años, y uno de ellos es una apuesta firme y decidida por la restauración de todo el patrimonio público y privado. Qué cuesta, qué vale, dónde están los recursos, dónde los vamos a buscar… y buscar un discurso patrimonial que hay que darle a la ciudad, para poner ese patrimonio en producción, para que sea un orgullo para los ciudadanos y atraiga un turismo de calidad. Y solo hay que dar una vuelta por distintos elementos patrimoniales de la ciudad para ver que están completamente abandonados: Santa Clara, la Muralla de la Macarena, Artillería –de la que se escribe y se habla mucho pero no se hace nada-. Hay que cuidar lo que nos ha dado la Historia para crecer en el futuro.

En cuanto a los solares, hay un plan general que ofrece muchos usos para muchos solares pero nadie se ha molestado en desarrollar esos suelos para levantar colegios, centros deportivos y educativos, etc. Vamos a promover sin complejos un gran plan de colaboración público-privada para que sea la iniciativa privada y la iniciativa social e institucional la que vaya desarrollando esos suelos y los solares vayan dejando paso a equipamientos públicos. Y no nos importa que estén gestionados por concesiones administrativas, que son figuras semipúblicas de gestión. Si las administraciones no tienen dinero para construir y gestionar, no podemos condenar a nuestros vecinos a años de solares abandonados simplemente por prejuicios políticos. Como creemos en la iniciativa social, vamos a poner a disposición de todo aquel que quiera invertir en Sevilla, generar empleo, generar riqueza y equipamientos, un ambicioso plan.

¿Un modelo parecido a lo que se ha hecho en la Estación de Cádiz?

Sí, aunque a mi juicio se ha desnaturalizado la Estación de Cádiz. El equipamiento deportivo ha invadido la estación y no se puede disfrutar de su verdadera dimensión, en mi opinión personal. Y después creo que el mercado se ha planteado mal. De hecho el mercado ha decaído en sus ventas muchísimo desde que tiene un nuevo emplazamiento. Parece más una oficina de Renfe que un mercado, y creo que los mercados tienen que conservar su aire tradicional.

Uno de los problemas que más preocupa a los vecinos es la limpieza en las calles. ¿Cómo ve la situación?

Creo que es una línea de sentimiento que a lo largo de estos cuatro años la ciudad cada vez está más sucia. La mala gestión de una empresa pública como Lipasam y la suciedad han aumentado también elementos que crean alarma en los vecinos como son la aparición de ratas por todos los barrios de la ciudad, por zonas donde nunca se habían visto y hay ratas que te sacan la lengua y hacen una pirueta riéndose de ti.

Miguel Pérez Martín / Gloria Martínez

publicidad

Compartir:

Otras noticias

Comer en Nervión