Afronta los exámenes con el máximo de garantías y confianza

exámenesCon la llegada del tan esperado verano todos los estudiantes deben pasar ese último esfuerzo para aprobar sus exámenes y poder disfrutar de unas más que merecidas vacaciones. En estas semanas en Triana y Nervión al Día os voy a hablar sobre cómo afrontar los exámenes con el máximo de garantías y confianza. Así que si estudias ESO, bachiller o eres universitario, ¡ánimo y a darle caña!

publicidad

A día de hoy, existen muchas TÉCNICAS DE MEMORIZACIÓN que ayudan a la hora de estudiar. A continuación voy a exponeros algunas que pueden resultar de utilidad por su fácil aplicación.

ORGANIZAR:

El primer recurso para memorizar es la organización del material que se desea asimilar. Si hay que memorizar una gran cantidad de datos es importante dividirlos en grupos reducidos. Estos grupos se pueden formar atendiendo a alguna relación que exista entre dichos datos, de modo que además de organizar estamos categorizando el material a estudiar, lo cual facilitará mucho vuestra tarea.

GRABACIÓN:

Se trata de leer con mucha atención las líneas de texto (NO MÁS DE CUATRO) que se quieren memorizar e intentar repetirlas exactamente, tras unos segundos de espera. Si en el primer momento no se recuerda perfectamente, se vuelve a leer con la máxima concentración. Si se falla, en una palabra clave, se repite varias veces mentalmente y se vuelve a intentar.

Esta técnica sirve para textos que se deben recordar con exactitud como pueden ser algunas DEFINICIONES, fórmulas o frases textuales. Es más eficaz hacer la lectura en voz alta y con énfasis en algunas palabras. A veces, como ejemplo, andar mientras se lee y se repasa aumenta la eficacia de esta técnica.

A las personas que tienen buena memoria auditiva, o que son más eficaces por vía auditiva que Visual, les puede resultar de mucha utilidad, que graben la lectura y se escuchen antes de iniciar la repetición. Si con su propia voz encuentra dificultades para la memorización con este medio, también se lo puede grabar otra persona y que lo lea oyendo la grabación

ACRÓSTICOS:

Un acróstico es una palabra inventada y sin significado que se forma con las iniciales de una serie de conceptos que nos interesa recordar. Por ejemplo la palabra PASERR (que no tiene significado), se obtiene de nombrar una serie de características en las técnicas de estudio como:
– Prelectura
– Anotaciones marginales.
– Subrayado
– Esquemas
– Revisión
– Repaso

PARAFRASEADO:

Para memorizar textos o resúmenes algo extensos de forma no literal, se le el texto, y se reproduce con otras palabras. Se puede intentar incluso traducir al lenguaje cotidiano, si es posible, los términos más complicados.
Así se logra memorizar una serie de ideas y a las vez se interiorizan las relaciones existentes entre ellas.
Además si añadimos contenido, ideas o valoraciones adicionales al texto memorizado, estaremos fortaleciendo el contenido memorizado a través de relaciones.

TÉCNICA DE FICHERO:

Hace más ameno y ordenado el acto repetitivo que supone recordar una serie numerosa de datos aislados (fórmulas, vocabulario, fechas…). Se deben dar los pasos siguientes:

1. Escribir en un lado de una ficha la pregunta, y en el dorso, la respuesta, hasta obtener un montón de fichas.
2. Se coge la primera ficha, se lee la pregunta y se intenta recordar la respuesta. Si se acierta, se pasa la ficha a otro montón; si se falla, se mira la respuesta y se coloca al final del primer montón.
3. Cuando se llega de nuevo a la primera ficha “no sabida”, se toma el segundo montón y se comprueba que se saben bien todas, si se ha olvidado alguna se pasa al primer montón.
4. Se vuelve al primer montón y se continúa el proceso por el paso 2.
Cuando el montón de “no sabidas” se acabe, se repasa hasta estar seguros de que no hay riesgo de olvidarse.

En principio puede parecer una técnica más apropiada para niños y los más jóvenes, pero resulta de gran utilidad a cualquier edad

TÉCNICAS CON IMÁGENES MENTALES: 

Asociar una imagen mental a un concepto ayuda a su memorización. Esto es así por un doble motivo:

– La asociación es fundamento de la memoria. La memoria visual es más potente que la que se basa sólo en conceptos abstractos. Se trate de utilizar la imaginación para memorizar, inventando imágenes y asociándolas a los conceptos que se desea recordar.

– Para facilitar el recuerdo hay que seguir dos guías: exageración, se trata de introducir desproporciones y rarezas en las imágenes, haciendo que estas sean inusuales y sorprendentes, por lo que se recordarán con facilidad; movimiento: Que las imágenes sean dinámicas favorece su atractivo y la vinculación entre los elementos representados.

TÉCNICA DE LA CADENA:

Las palabras clave del texto que hay que memorizar se convierten en imágenes concretas, aunque sean abstractas.
El objetivo es recordar todas las palabras en orden, para lo cuál cada imagen se enlaza con la siguiente, se construye una historia con ella a modo de “película mental” y se comprueba que se recuerda fácilmente, y al repasar, las imágenes nos evocarán con facilidad el concepto simbolizado.
Esta técnica se debe hacer fuera del tiempo dedicado a tareas de concentración, después de la comprensión del tema y sin olvidar que se está estudiando.

TÉCNICA DEL ITINERARIO:

Es una técnica muy antigua, para la cuál hay que seguir los siguientes pasos:

1. Se toma un itinerario o recorrido ya conocido: estaciones de metro, habitaciones de la casa o puntos más interesantes de un paseo.
2. Como en la anterior, los conceptos que se han de recordar se transforman en imágenes claras y fáciles de visualizar.
3. Se asocia cada imagen a un lugar del itinerario elegido, estableciendo una relación que llame la atención.
4. Para recordar los conceptos sólo será necesario recorrer el itinerario.

La próxima semana continuaremos aprendiendo formas de optimizar nuestro estudio.

David Molina Balastegui, director del centro de psicología @Alboran_Sevilla

publicidad

Compartir:

Otras noticias

Comer en Nervión